Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Anécdotas’ Category

Esos momentos

La semana pasada tuve con mis alumnos de 2º uno de esos momentos que hacen que esta profesión sea genial.

Estaban trabajando en el problema del Papá Noel veloz que aparece en una entrada anterior. Prácticamente todos lo resolvieron son apenas ayuda. Así qué yo estaba más que contento.

Había una pareja a los que no se les da muy bien la asignatura. Repiten, han suspendido la primera evaluación y es difícil engancharlos. Me llamaron y la primera idea que tuvieron no funcionaba. La chica me dijo al ver su fracaso “Nos hace falta alguien listo”. Les di ánimos y les ayudé mínimamente a que lo resolvieran y la segunda vez que me llamaron ya lo habían conseguido.

No sé quién se sintió mejor.

Anuncios

Read Full Post »

Decía Blaise Pascal* que

La asignatura de matemáticas es tan importante que no habría que desaprovechar ninguna oportunidad de hacerla más entretenida.

Así que para empezar el tema de divisibilidad con mis alumnos de 1º utilicé el siguiente truco**:

Les pedí a mis alumnos que se escribieran un número par en una mano y un impar en la otra (hay que introducirlo con un poco de teatro hablando de las dotes infalibles de adivinación por ejemplo). Tienen que multiplicar el de la mano izquierda por dos y el de la derecha por tres, suman los resultados y te dicen cuánto les salió.

Como lo de las dotes adivinatorias no se lo creen, me inventé que tengo una capacidad de cálculo impresionante. Podía calcular todas las posibles combinaciones de números pares e impares y deducir dónde estaba el número par y dónde el impar.

También se necesitan dotes teatrales; cuando decían el número me concentraba y hacía ruidos como de calcular (sientes hasta ese punto de nervios escénicos). No fallé ninguno y los alumnos como locos.

Después les expliqué el truco: 2 por par más 3 por impar igual a impar, 2 por impar más 3 por par igual a par para que lo hicieran en casa y pensaran un poquito. Algunos lo hicieron (y les salió) en casa.

Lanzo una pregunta. Empleé casi media clase (después cundió bastante el resto por cierto) en el truco que aunque tiene valor matemático creo que no fue del todo instructivo ¿tiene sentido emplear tiempo de clase en estas actividades que se pueden quedar en algo puramente lúdico?

Esta es mi segunda participación en la edición 3.14159265 del Carnaval de Matemáticas que tiene como anfitrión al blog Pimedios.

—————

* O al menos eso dice Miguel Ángel Morales Medina (el matemático detrás de Gaussianos y del Boletín de la RSME) que decía.

** Que aparece en el libro “El asesinato del profesor de matemáticas”

Read Full Post »

El otro día le conté la verdad a un alumno: saber operar fracciones algebraicas no te servirá para nada*.

Explico el contexto. Estaba haciendo hincapié en que me explicaran los pasos que daban en la resolución de ejercicios y problemas. El alumno argumentaba que si alguien leía un problema resuelto explicando los pasos que dabas iba a parecer tonto. Hay mil razones en contra de esa postura pero una bastante rotunda fue que ser consciente de su proceso de pensamiento y explicarlo le serviría para estructurar mejor su mente y para expresarse mejor. Además eso es mucho más importante que saber el contenido en cuestión (con mayor motivo en el caso de las tediosas fracciones algebraicas).

La otra anécdota la recordaba hoy escuchando esta canción:

La protagoniza una de las alumnas más brillantes del instituto. Me hizo en un cambio de clase la siguiente pregunta:

Si el universo está en continua expansión, ¿hacia dónde se expande?

Aquí me quedé como Daniel Rabinovich de Les Luthiers en este vídeo (minuto 1:35)

No sabía la respuesta y se lo dije. Creo que es mejor eso que intentar dar una respuesta de compromiso y sortear el tema. El caso es que la pregunta y la inquietud me pareció genial. Pasé la hora de guardia (casualmente no había nadie a quién cubrir) investigando el tema por internet. Pero las conclusiones a las que llegué no han sido satisfactorias. De hecho puede ser que la pregunta no tenga una respuesta satisfactoria.

En cualquier caso, al escuchar la canción de Armstrong pensaba que da igual que los políticos vean a nuestros alumnos como números que meter en una clase o hagan leyes para el aborregamiento. Nosotros sabemos que son personas con un punto (mayor o menor) de genialidad que siempre conseguirán sorprendernos. Podemos enseñarles cosas realmente importantes porque estamos hablando de su futuro y eso, si todos ponemos de nuestra parte, ninguna ley ni ningún político incompetente lo debe ni lo puede estropear.

——————————————————–

*Por favor, que nadie me ponga usos en la vida real de las fracciones algebraicas, ya sé que existen.

Read Full Post »